Contribución del trabajador social en la familia X,Y víctimas del secuestro

Cargando...
Miniatura

Fecha

2002

Autores

Cantillo V., Denys
Viloria O., Judith

Título de la revista

ISSN de la revista

Título del volumen

Editor

Ediciones Universidad Simón Bolívar
Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales

Resumen

Nuestra Constitución Nacional afirma que Colombia es un Estado Social de Derecho, organizada en forma de República unitaria, (...) fundada en el respeto de la dignidad humana. Para tal efecto, reconoce sin discriminación alguna la primacía de los derechos inherente e inalienables de la persona y ampara a la familia como institución básica de la sociedad. De ahí que, uno de los fines esenciales del estado sea garantizar la efectividad de los principios derechos y deberes consagrados en la constitución y; sea misión de las autoridades de la república el proteger a toda las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, creencias, y demás derechos sociales del estado y de los particulares. Los Derechos Humanos son valores de convivencias fundamentados en la dignidad humana, en la razón y la justicia. Conforman la conciencia del individuo y de la comunidad e implican el reconocimiento de unas condiciones mínimas de orden material y espiritual que deben ser garantizadas a todas las personas. Los derechos fundamentan una actitud democrática y legitimista el Estado de Derecho. Un derecho es fundamental cuando hace parte de aquellos bienes jurídicos que por estar inseparablemente unidos a la condición humana, por integrar su núcleo jurídico primario, constituyen el fundamento de la comunidad política, en cuanto sirve de principio y de razón primordial. Son dicho de otra menara los derechos inherentes de las personas como la vida, la libertad, la igualdad, etc. A pesar de los principios constitucionales, de los fines carenciales del Estado y de la misión de las autoridades inicialmente planteadas, existe un fenómeno generador de tramas y conflictos para el ser humano como es el secuestro. Se describe puniblemente como el comportamiento humano que lesiona de manera grave los supremos bienes de la vida, la libertad, la dignidad humana, la familia y la paz, toda vez que fractura las fibras esenciales del tejido humano y la sociedad lo que hace que produzca profundas consternación y alarma social. Importantes y profundas investigaciones, que cubren el tema se han realizado, demuestran que el secuestro produce una profunda conmoción a la comunidad regional donde es ejecutado y en algunos casos, en todo el país; además por su forma más o menos espectaculares y el grado de violencia utilizado revelan por una parte niveles de organización desarrollados y por la otra, los niveles de inversión y recuperación de grandes sumas de dinero; la motivación principal que impulsa a la realización de esta actividad ilícita es de tipo económico. Se ha convertido en una verdadera industria y en un negocio de alta rentabilidad para los delincuentes comunes que han encontrado en este ilícito un medio exitoso de enriquecimiento y los delincuentes políticos una rica fuente de financiación de sus actividades políticas. La vida y la libertad de los seres humanos han quedado sin valor. Estos derechos que la constitución política señala como fundamentales, no tienen valor intrínseco; solo cuentan siempre que puedan representar alguna retribución en dinero. En su esencia, el secuestro, es la negación de todos los derechos esenciales del ser humano, la muerte en vida, la vida humana convertida en mercancía de canje, al capricho de cualquiera.

Descripción

Palabras clave

Trabajo social

Citación

Colecciones